Por qué no deberías fiarte de un amigo que te pide un código en WhatsApp

Las estafas en la red implicando a gente conocida se multiplican y hacen peligrar nuestros datos personales.

Última actualización el 22/11/2020 a las 17:06

WhatsApp es una de las apps más usadas del planeta en el día a día y, nuestra familiaridad con ella es tal que la empleamos para casi todo.

Por muchas recomendaciones de seguridad que nos hagan, seguimos compartiendo a través de ella información delicada que puede terminar por suponernos más de un disgusto. Y no, no nos referimos solo a archivos de imágenes y vídeos, sino a códigos bancarios u otras contraseñas de cuentas personales a otros contactos en los que confiamos. Cuidado con eso.

La estafa que nos roba la cuenta de WhatsApp a través de un contacto de confianza

whatsapp

Jamás deberíamos compartir el código de nuestro WhatsApp, ni con amigos.

Hace algunas semanas la red se inundó de noticias sobre un intento de estafa a través de WhatsApp con el objetivo de robarnos la cuenta. En estas noticias se alertaba de que el método escogido por los estafadores era el envío de un WhatsApp desde un contacto de confianza del usuario solicitando un código enviado por error.

Si esto nos pilla un poco despistados, es probable que no dudemos en proporcionar dicha información, pues no tendríamos por qué desconfiar de que alguien conocido esté intentando robarnos la cuenta de WhatsApp. Pero lo cierto es que, por desgracia, tenemos motivos.

Las estafas en la red están cada vez más lograda y esta no será ni la primera ni la última que nos encontremos de este tipo, seguro. La futura llegada de los pagos móviles a WhatsApp también abrirá un nuevo abanico de posibilidades de fraude y, por ello te invitamos a estar siempre alerta.

Da igual qué persona te esté pidiendo un código, ni siquiera tus familiares cercanos. Debes cerciorarte al máximo de que quien reciba un código crucial para cualquier tipo de operación que te implique es de confianza. Con esto no estamos diciendo que WhatsApp no sea una herramienta segura, sino simplemente que más vale prevenir que lamentar.

Procura proporcionar la menor información sensible posible a través de WhatsApp y cualquier otra herramienta. Al final, sabemos que uno no puede ser dueño de su privacidad al cien por cien, y menos en los tiempos en los que vivimos, pero sí podemos evitar ciertas brechas de información personal si somos recelosos con la utilización de nuestros dispositivos móviles. Y sí, nos guste o no, ni nuestros amigos pueden marcarse como una excepción en este campo.

Link