Phil Spencer: «Las ventas de estas Navidades serán un reflejo de la oferta, no de la demanda»

Con Xbox Series X y Xbox Series S a la venta en todo el mundo, Microsoft ha cumplido con su promesa de estrenar una generación de consolas en tiempos de pandemia. Fue (o ha sido o está siendo) un lanzamiento atípico, por varias razones, pero se puede considerar un éxito por otras tantas. Sobre eso habló Phil Spencer en una entrevista para Shacknews.

Comenta el Head of Xbox, después de repasar su larga trayectoria en la compañía –empezó a trabajar ahí, dice, para poder quedarse el PC que le habían prestado durante las prácticas como estudiante universitario–, que la COVID-19 y las restricciones derivadas de la enfermedad «han tenido un impacto mayor en el desarrollo de los juegos que en los tiempos o los plazos para las consolas».

Eso no significa que el proceso de fabricación haya sido como se esperaba, claro: «El mayor problema para nosotros es que no hemos podido estar en la cadena de montaje desde enero. Nuestros diseñadores suelen estar ahí mientras se van montando las consolas, para hacer las pruebas necesarias y comprobar que las primeras unidades son exactamente como esperábamos. Ha habido un retraso considerable con eso, porque había que enviarlo todo para poder probarlo. Siempre hay problemillas que se localizan y se arreglan como seis o nueve meses antes. Es el proceso habitual con cualquier plataforma nueva y ahora ya lo hemos terminado. Pero esa iteración nos llevó más tiempo de lo esperado».

Spencer no llega a detallar, sin embargo, hasta qué punto esos retrasos han afectado las previsiones de existencias y ventas para los primeros meses. Con las reservas volando en todo el mundo y las nuevas Xbox agotadas en muchas tiendas, dice Phil que «estas Navidades, la oferta determinará cuántas consolas se venden más que la demanda. La batalla [entre Xbox Series X|S y PlayStation 5] no será un reflejo de la demanda, sino de la oferta».

No se estaba refiriendo únicamente al número de cajas que puedan llegar estos días a las tiendas, de hecho. Ahí estaba respondiendo una pregunta sobre el cambio de paradigma o de prioridades en Microsoft: el foco parece estar puesto en vender suscripciones, más que maquinitas. Efectivamente, aprovecha para recordar que hay «tres mil millones de personas que juegan a videojuegos» y que Xbox quiere llegar a ellos sin importar la plataforma; si para eso hay que pasar por la nube y acabar en un móvil Android, pues se hace.

Otra cosa de Phil Spencer: ha jugado ya a Elden Ring.

Por aquí no hemos tenido tanta suerte con lo próximo de From Software, pero sí llevamos un tiempo dándole fuerte a la Xbox Series X —tenéis el análisis aquí.

Link