La huella de carbono de la producción de alimentos para mascotas ya supera a países como Mozambique y Filipinas

Si bien somos cada vez más eficientes, no dejamos de reproducirnos y en el mundo cada vez hay más personas contaminando, así que las emisiones poco se pueden frenar si sencillamente lo apostamos todo a consumir menos: o dejamos de tener hijos, o desarrollamos nuevas tecnologías. No hay mucho más.

Prueba de ello es la industria de los alimentos para mascotas. Somos ya tantas personas con mascotas, hay tanta demanda de alimentos secos para ello, que su huella de carbono ya es equivalente a la de países enteros, según detalla un nuevo análisis realizado por investigadores de la Universidad de Edimburgo: el primero en evaluar el impacto ambiental global de la producción de alimentos para mascotas.


280 tipos de alimentos

Alrededor de 49 millones de hectáreas de tierras agrícolas, aproximadamente el doble del tamaño del Reino Unido, se utilizan anualmente para hacer comida seca para gatos y perros, lo que representa el 95 % de las ventas de comida para mascotas.

Incluso los perros callejeros, de forma innata, pueden llegar a interpretar gestos humanos complejos

El equipo analizó datos sobre los ingredientes principales en más de 280 tipos de alimentos secos para mascotas disponibles en Estados Unidos y Europa, regiones que representan dos tercios de las ventas mundiales.

Los investigadores combinaron los hallazgos con datos sobre los impactos ambientales de producir los ingredientes.

No es tan simple que un año humano equivalga a siete perrunos según este estudio

Las emisiones anuales de gases de efecto invernadero eran de 106 millones de toneladas de dióxido de carbono. Un país que produzca los mismos niveles sería el sexagésimo mayor emisor del mundo. El impacto ambiental total de la industria será mayor ya que el nuevo estudio solo analizó la producción de alimentos secos para mascotas

Link