en Moscú hay quien vende todo el historial de una persona por menos de 200 euros

En Moscú el sistema de vigilancia por reconocimiento facial lleva un tiempo operativo. Las autoridades rusas lo implementaron con la idea de reducir la delincuencia y tener un mayor control sobre los ciudadanos en caso de ser necesario. Sin embargo también se están dando consecuencias y usos negativos, hay quien compra estos datos recopilados por las cámaras para espiar a otras personas.


El reconocimiento facial ha tenido un auge importante en los últimos años, con China como uno de los países donde más se ha desplegado. En otros lugares como Londres su eficiencia no ha sido la mejor y en algunos lugares de Estados Unidos ha llegado hasta a prohibirse su uso.

EEUU como China: las fotos que hemos compartido en las redes sociales ahora alimentan a la vigilancia y reconocimiento policial

79 fotografías con hora y lugar en Moscú por menos de 200 euros

En Reuters recogen la historia de Anna Kuznetsova, una activista de Moscú que decidió investigar y denunciar esta situación. Según explican, Anna Kuznetsova vio un anuncio que ofrecía acceso a los datos recopilados por el sistema de vigilancia por reconocimiento facial de Moscú. Contactó con ellos, pagó 16.000 rublos (unos 180 euros al cambió) y envió fotos de la persona a la que quería espiar, ella misma. Dos días más tarde Anna Kuznetsova recibió un completo informe con 79 fotografías y todos los lugares en Moscú donde la activista había estado durante el último mes.

Screenshot 2

Si bien en esta ocasión se hizo para denunciar la situación, indican los abogados de Anna Kuznetsova que es algo común la venta de datos para espiar a otra personas mediante la tecnología de reconocimiento facial. Por unos 200 euros al cambio es posible conseguir el historial completo de movimientos de casi cualquier persona en Moscú. Los anuncios se mueven por Telegram y otras redes de Internet y aparte de pagar tan sólo hay que dar algunos datos de la persona sobre la que se quiere obtener información.

El sistema de reconocimiento facial de Moscú cuenta con unas 105.000 cámaras desplegadas a lo largo de la capital, según Reuters uno de los sistemas mejor desplegados y completos. Las autoridades estatales han indicado que desde su despliegue ha tenido un impacto positivo para reducir la delincuencia o por ejemplo tener un mejor control del confinamiento por COVID-19.

Los activistas sin embargo dicen que este sistema también ha implicado la violación de la privacidad de los ciudadanos. Las cámaras se han utilizado para monitorear manifestaciones políticas y a menudo se denuncian casos como el de Anna Kuznetsova sobre la venta de los datos. El Departamento de Tecnología de Moscú, que gestiona el programa de vigilancia, dice que los informes de acceso ilegal al sistema son raros y los investigan. En el caso de Anna Kuznetsova se ha investigado a dos policías que abusaron de su acceso al sistema para vender los datos.

Vía | Reuters
Imagen | Unsplash

Link